martes, 9 de mayo de 2017

Born to be Wild

Como sé que sois unos viciosillos y que una moto os pone burracos, en este reportaje os cuento todo lo que tenéis que saber sobre cómo echar un polvo en una. Algunos de estos consejos os parecerán de cajón, pero no hay que subestimar el poder de un calentón y, al igual que los fabricantes se ven obligados a incluir en las instrucciones de algunos aparatos advertencias como «No intente detener la cadena de la sierra eléctrica con sus manos o genitales» o «No introduzca a nadie dentro de la lavadora» (palabrita del niño Jesús), yo me vi obligada también a incluir, además de posturas sexuales de lo más calientes, ciertos consejos básicos para que si os descalabráis echando un  polvete sobre una moto no vengáis luego con demandas civiles por daños y perjuicios.


«Me Gusta El Humo Y Los Relámpagos,
El Trueno De Metal Pesado,
Echar Una Carrera Con El Viento
Y La Sensación De Estar Debajo.
Cariño, Hagamos Que Suceda.
Nacida para ser libre».

¿Y Tú?


No hay comentarios:

Publicar un comentario